miércoles, febrero 04, 2009

EL OTRO WILLIAM: regresamos con fuerza


Tiempo a que no escribía nada en este blog, pero tranquilitos que ya parece que los grupos locales se van animando y van mostrando sus propuestas.
Ahora además tenemos que cubrir dos espacios más: La Llotja (Antigua Lonja de frutas en el barrio de Altábix y L´Escorxador (lo que era el Matadero Municipal, vamos).

Puesto que hemos tenido este parón de tres meses quizá convenga recordar ciertas cosas.
La primera de todas es que este blog se dedica única y exclusivamente a publicitar y analizar el teatro que se hace en Elche por la gente de Elche, es decir, por aquellos grupos de teatro que tengan, de un modo u otro, una vinculación con nuestra ciudad.
La segunda: mis opiniones son libres y objetivas por más que a unos les moleste y a otros se la repantinfle. Están en su derecho de ambas cosas. También vosotros tenéis derecho a verter vuestra opinión sobre los espectáculos aquí comentados, bien en este blog, bien en su foro hermano. Eso sí, siempre con respeto y procurando no ofender, cosa que a algunos realmente les sigue costando.

Durante estos tres meses pocas cosas que contar. El teatro ilicitano ha estado parado, muy parado, al menos en lo que a la programación general se refiere. Un cambio de programador, eso sí –ahora tenemos a un hombre de teatro, Pepe Miravete- y pocas, muy poquitas cosas que ofrecer, no sé muy bien (quizá alguien más enterado pueda sacarme de dudas) si porque ha coincidido con un ciclo de sequía en cuanto a la producción de los grupos ilicitanos se refiere, quizá porque la política del anterior programador no iba muy en la línea de contar con estos grupos, lo cual me parecería un error de bulto.
Sea como fuere, la cosa se va animando. Dos grupos clásicos de nuestra ciudad nos muestran en poco margen de tiempo sus últimas propuestas.
El pasado domingo, 1 de Febrero Teatro de La Baranda nos ofrecía “El otro William” que ahora pasaré a comentar, y el próximo sábado 14 de Febrero Calandraca sacará a la luz un curioso espectáculo basado en un famoso texto de Agatha Christie. Sí, sí, habéis oído bien. La famosa escritora de misterio, una de las más leídas y traducidas de la historia también hizo teatro y además con gran éxito. “Huéspedes” se llama la obra y también la llevarán el próximo 29 de Marzo al Gran Teatro, por si hay alguien que prefiere esperar. Nadie debe perdérsela.
Por último, y ya antes de analizar a Teatro de la Baranda, decir que siento mucho haberme perdido el estreno de lo que parece ser una nueva y prometedora formación teatral en Elche formada además exclusivamente por actrices. Me estoy refiriendo a la Cía. Algo Contigo y su espectáculo “Mientras te esperábamos” (o “El Espacio indecente”, según consulte distintas fuentes.) Vistas las fotos de Eselx.com tengop que decir que pinta muy bien y que me da mucha rabia haberme perdido esta cita, pero creo que la promoción que se hizo no fué la más adecuada. Yo prácticamente me enteré el día antes, y ya no pude encajar horarios. Algunos lo supieron muchos días después. Espero que en su seguro regreso podamos darnos por enterados de la manera que cualquier grupo se merece.

Y como vuelvo con energías renovadas y ganas de dar guerra (en el buen sentido) no quería perder la oportunidad de, por lo menos hacer una breve reseña de lo visto el pasado 1 de Febrero, una obra de Jaime Salom que plantea una curiosa hipótesis que no es del todo nueva y que de cuando en cuando vuelve a salir a la luz azuzada por algún grupo de puntillosos filólogos: ¿Y si Shakespeare en realidad no escribió sus obras?

Creo no haber analizado todavía ningún espectáculo de Teatro de La Baranda. En realidad sólo vi de ellos aquel simpático “Tengamos el sexo en paz” que incluso cosechó algunos premios en diversos festivales. Echando un rápido vistazo a su escueto blog una se asombra de que en el pasado mes de abril de 2008 ya nos anunciaran que estaban trabajando el 2º acto de la obra que nos ocupa. No sabemos cuando empezaron pero sacando cálculos nos podemos hacer una idea. ¿A santo de qué digo todo esto? Muy sencillo: Un periodo tan extremadamente largo para sacar a la luz un proyecto sólo puede significar, por lógica dos cosas: o la compañía se toma tan concienzudamente su trabajo que analiza personajes y puesta en escena cuidando hasta el mínimo detalle para no dejar nada al azar o que su trabajo es intermitente, alternando periodos de actividad con otros menos productivos y tomándose los ensayos con relativa calma.
Viendo “El Otro William” me quedo con la segunda opción.

Y es que la sensación que nos da desde los primeros minutos es el de un espectáculo demasiado deslavazado, que va dando bandazos desde episodios ciertamente divertidos -esa peculiar versión de "El sueño de una noche de verano"- hasta otros mucho menos felices y un final plomizo y que nos deja un gusto bastante amargo, no por su triste desenlace sino por no cumplirse unas expectativas que al principio de la función el espectador se crea.
Y es que el grupo da la sensación de tener un potencial del que no se ha sabido (o querido) sacar jugo. Sus actores parecen tener las suficientes tablas para llevar sin problema este proyecto adelante con solvencia. Los pocos elementos escenográficos son convencionales pero correctos. No te salvan el espectáculo pero tampoco te lo hunden (aunque volvía a observar cierta desidia técnica). El problema es la falta de unidad en todos esos elementos, como si el espectáculo haya surgido de la cabeza pensante de todos sus integrantes pero no exista un elemento catalizador de todas esas ideas que se haya dedicado a seleccionar y descartar aquello que sobraba.
Un ejemplo de esto que digo es el actor que interpreta a Shakespeare, Paco Peraile, realmente gracioso para sus familiares y conocidos, pero que puede resultar cargante al resto de espectadores, que le hubiéramos preferido más contenido y al mismo nivel que sus compañeros. Su interpretación, histriónica, esforzada eso sí, es en realidad una nota discordante en el espectáculo. Como lo es esa incómoda sensación de que la compañía no termina de decidirse por el tono de la obra y oscila alarmantemente entre lo grotesco y el dramón más intenso. De acuerdo que una comedia puede inducirnos a reflexionar sobre ciertas cosas. Es más, pienso que la comedia es el género más propicio para mostrarnos a través de una sonrisa los más terribles argumentos. Pero siempre siendo fiel a sí misma, sin complejo alguno; no queriendo recular en el último momento para ofrecernos un desenlace con un tono muy distinto al del resto del espectáculo y que estaba muy lejos de ese final realista y extremadamente lúgubre.

El resultado, una obra con aspectos positivos (los intérpretes muestran todos un buen dominio de los recursos teatrales, la obra ofrece pasajes realmente divertidos…), que no llega a desagradar, que puede aspirar a algún premio de interpretación en aquellos jurados que se dejen llevar por el oropel de una actuación carnavalesca, pero a la que que le queda mucho camino para poder ajustar y pulir los distintos elementos que la componen. No obstante no hay que preocuparse, el grupo parece tomarse las cosas con calma y quizá sea el estreno, el punto de inflexión que sus integrantes necesitaban para terminar de perfilar este espectáculo.

"El Otro Wiliam" se representó en el Gran Teatro de Elche el Domingo 1 de Febrero de 2009

9 comentarios:

Cristania dijo...

Estoy de acuerdo con tu crítica, aunque hay que tener en cuenta que se trataba de un estreno. Yo estoy segura de que La Baranda sabrá pulir esos defectillos porque les sobra experiencia y saber hacer.

Por otro lado, pasé una tarde teatral muy entretenida, me reí mucho y también aprendí mucho de este grupo.

Creo que a nivel interpretativo estuvieron fantásticos, sobre todo Luis Vargas (Conde de Derby) y Lina Galiana (Condesa viuda). Aunque TODOS supieron sacar partido a sus personajes.

Respecto a la interpretación de Paco Peraile, hay una cara y una cruz. Por un lado, hizo una interpretación muy divertida y graciosa, aunque excesivamente farsesca de William Shakespeare que encajaba muy bien en el primer acto. Sin embargo, en el segundo acto, algo más sobrio que el primero, su personaje se tornaba más realista y el cambio de "farsesco" a realista resultaba un poco brusco.

Finalmente, me gustaría felicitar a Teatro de La Baranda porque se nota que han trabajado mucho y porque nos hicieron pasar una tarde muy entretenida. Espero que esta obra le traiga tanto éxito como la anterior.

Pacospeare dijo...

Hola Lengua bífida, soy Paco Peraile.
Quiero agradecer tu crítica. Realmente es, sin ánimo de menospreciar ni la de mis familiares ni la de mis conocidos, la más útil para nosotros ya que estas críticas son más objetivas y nos ayudan a mejorar nuestro trabajo.
Lo único que siento es que no pudieras disfrutar con la obra de la forma que a nosotros nos hubiera gustado pero nos esforzaremos en corregir (y recojo palabras del conde de Derby) "aquellas deficiencias que os mortifiquen" (a ti, y al público que vaya a ver nuestra representación, por supuesto).
Respecto a la interpretación, te comento: el histrionismo, entendido como "afectación o exageración expresiva" (y que proviene de la palabra histrión o actor de teatro que actúa de forma exagerada), y el estilo "farsesco", eran los objetivos de nuestros personajes cuando (ya ni me acuerdo de la fecha) empezamos con el montaje. Jamás me hubiera imaginado que, cumplir con dichos propósitos, al final se volviera contra mí convirtiéndome en la nota discordante del espectáculo. Quizás, y dado que el histrionismo forma parte de mi vida, jajaja (lo siento) a mí me ha resultado mucho más fácil llevarlo al extremo y, a la vista de tu crítica, con excelentes resultados. Pero es cierto que cuando uno forma parte de un grupo teatral (amateur o no) debe luchar por la coherencia del espectáculo y, por ese motivo, agradezco que gente como tú se implique y opine para ayudarnos a mejorar a nosotros y mejorar, de este modo, el teatro en Elx. Seré más comedido.
Agradezco también la opinión de Cristania ya que, entre otras cosas, la comparto: la transición del 1º al 2º acto con un personaje de esas características tan farsescas era (es y será) demasiado complicado para un intento de actor como yo. Pero, como muy bien dices al principio de tu comentario, era el estreno. Ahora nos toca escuchar, visionar, y corregir.
Y, aunque valoro mucho el trabajo de todos mis compañeros, quiero terminar destacando la labor de mi compañero y amigo Luis. Su trabajo me ha parecido, sencillamente, admirable.

basterrak dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
basterrak dijo...

Comparto varias cosas de las que aquí se han dicho, excepto lo de la escenografí: creo que (mejor o peor conseguida) iba en relación a la obra.

Lo de Shakespeare no está mal enfocado pero tal vez el recurso se quemó al poco tiempo. La pareja Conde-Cuñada me gustó bastante pero tampoco entendí (o no se consiguió el efecto adecuado) el final tan denso.

Algunos cortes musicales estuvieron bien, otros no tanto.

PD: tenía cerca de mí a alguien que parecía que le pagaban por reírse incluso cuando no hacían nada en escena. En serio. Esos ¡JA JA JA! forzadísimos con la boca abierta hasta en los cambios de escena que me ponía negro... y lo dice alguien (como sabéis) de risa fácil. ¡Pardiez!

Anónimo dijo...

Aunque me perdi este espectaculo, conozco bastante a esta compañia y a la mayoria de sus integrantes, y no me cabe duda que hicieron un gran trabajo, y que mejoraran en cada actuacion.

Solo queria comentar que me parece MUY loable el comentario de Paco, y qe le honra a el, y al grupo. Ojala mas gente en el mundo del teatro ilicitano tuviera esta actitud tan admirale.

Un abrazo,

T.P.M.

Lengua Bífida dijo...

Me alegro que mis comentarios sirvan para algo más que para enervar al personal, Paco. Dese luego tu actitud es mucho más inteligente que la de otros muchos a los que aquí se ha criticado el trabajo. Si tu histrionismo es meditado y buscado no tengo más remedio que aceptarlo. A unos gustará, a otros no. Eso pasa con la actuación de cualquier actor. Sigo pensando, de todos modos, que el principal defecto de la obra (por no decir el único pero importante que se le puede poner a la obra) es que no os atrevísteis a llevar hasta las últimas consecuencias vuestra loca propuesta y eso lastra la parte final.
Recibe un caluroso saludo.

P.D: Basterrak, guapo. Lee lo que he puesto de la escenografía y verás que es lo mismo que has puesto tú pero con otrs palabras XD

seneca dijo...

Va a parecer que ahora el problema del montaje fue Paco... Ni mucho menos.

Suscribo totalmente que el problema de la obra fue falta de una dirección que integrara planteamientos compatibles y descartara otros. Hace poco leí una supuesta cita de Steve Jobs: "Enfocarse no es decir que "si" a una buena idea, sino decir "no" a las otras cien buenas ideas".

Si de dan unidad a la obra y cuidan el tema técnico, les quedará un producto la mar de majo.

xao

Mavi Pastor dijo...

Estoy de acuerdo con Séneca. Yo de echo me llevé una pequeña desilusión porque, a pesar de conocer la línea habitual de La Baranda, me pareció entender por conversaciones anteriores, que la habían enfocado desde un punto más naturalista. Decepción digo, porque me apetecía mucho ver a Paco Peraile en un papel más serio, que además creo que también sería una oportunidad para él de hacer otra cosa. Aunque lo que hace y lleva haciendo muchos años, lo hace mejor que nadie.

Pues eso chicos, que quizá es demasiado grande la tentación de "usar" a Paco para sacar la carcajada del público, pero parece que el texto del segundo acto no le deja seguir con ese enfoque y, por tanto, le obliga a ser incoherente.

Anónimo dijo...

Il semble que vous soyez un expert dans ce domaine, vos remarques sont tres interessantes, merci.

- Daniel